Joven detenido por llevar tres garrobos para darle de comer a sus abuelos


Dany José Rivas, quien enfrentaba una orden de captura por no presentarse a firmar en el juzgado del municipio de Pespire, en el departamento de Choluteca, recobró su libertad después de que el delito por el que fue acusado prescribiera.

En el año 2013, este joven fue detenido en posesión de tres garrobos, una especie perteneciente a la familia de las iguanas. La acusación en su contra fue por comercio ilegal de flora y fauna, pero él ha expresado que su motivación para capturar los animales fue la falta de alimentos tanto para él como para sus abuelos.

"La injusticia de la vida donde el delincuente de cuello anda libre y uno, por buscar la comida, lo llevan preso", manifestó Dany en relación a su situación.

La detención tuvo lugar en Las Cañas del municipio de San Antonio Flores departamento de Choluteca, un incidente que tuvo consecuencias significativas en la vida de este joven.

Cuando se le preguntó si tenía hijos, respondió que no, además dijo había ido a visitar a sus abuelos desde Tegucigalpa, donde reside actualmente. Dany José explicó que salió a cazar los animales para proveer de comida a sus dos abuelos, y que desconocía que el comercio de dicha especie estuviera prohibido.

"Yo hubiera sabido que era prohibido no lo hago, yo no tengo ningún vicio ni drogas, nada ningún vicio", enfatizó.

El joven mencionó que sus antecedentes estaban limpios y que la repercusión de este incidente en su vida ha sido devastadora. Se lamentó de que ahora le resultará difícil conseguir empleo debido a la mancha que esto dejará en su historial.

"Yo estaba limpio, no le debo nada a nadie, y mire ahora ya no voy a conseguir trabajo de nada ya porque voy a quedar manchado y enjaranado (endeudado) porque ese pisto (dinero) no crea que me lo están regalando", expresó.

A pesar de la situación, afirmó que no se dedica al robo y que su trabajo ha sido honrado en los mercados de Tegucigalpa, donde ha vendido verduras y otros productos.

"Si hubiera comida en la casa, ¿para qué me voy a mover?", agregó.

Con respecto a la multa impuesta, Dany deberá pagar 10 mil lempiras, además de otros 10 mil para cubrir los honorarios de su abogado, sumando un total de 20 mil lempiras.

El joven hizo un llamado a las autoridades, pidiendo que "se toquen la conciencia" y se enfoquen en detener a los verdaderos delincuentes, en lugar de perseguir a aquellos que se encuentran en situaciones desesperadas y solo buscan llevar alimento a sus familias.

"Pues que se toquen la conciencia, de que la gente tiene necesidad, que agarren al pícaro, al que anda haciendo fechorías, pero no a uno que anda buscando la comida", expresó con frustración.

Debido a la prescripción del delito, ha recuperado su libertad de manera definitiva.


Judicial

Hace: 1 años, 1 mes | Por: