Devis Leonel confirma que mataron al periodista Aníbal Barrow “por hablar mal de Los Cachiros”


29/02/24. En una segunda jornada del séptimo día le llega el turno del contrainterrogatorio a la a la defensa del expresidente Juan Orlando Hernández, en el juicio que enfrenta por narcotráfico en Nueva York, el exlíder del Cártel de los Cachiros, Devis Rivera Maradiaga, dijo a la defensa que no tiene pruebas del soborno al exgobernante.

El Cachiro sin embargo, defendió que “la única prueba entre los narcotraficantes era la palabra de un narcotraficante.

Al comenzar el contrainterrogatorio, Rivera Maradiaga le reafirmó a Colon que tiene un acuerdo de cooperación, y comenzaron a hablar de una reunión en un hotel con Tony Hernández (hermano del exmandatario hondureño) y Óscar Ramírez, abogado personal del exdiputado.

Devis dijo que “Tony Hernández dijo que iba a acelerar el pago del dinero del gobierno de Honduras a la empresa INRIMAR.

“¿Tiene usted documentación de que el señor (Juan Orlando) Hernández obtuvo o recibió el dinero?”, consultó Colon, a lo que el testigo respondió con un no, una respuesta similar a la consulta de la defensa de que si tiene alguna prueba de que el dinero de los Valle Valle haya llegado al acusado

Sin embargo, el Cachiro dijo que “la única prueba entre los narcotraficantes era la palabra de un narcotraficante” y que el exmandatario aceptó un soborno de los Cachiros, y que antes ya había sobornado a Hilda Hernández (hermana de Juan Orlando Hernández), “Así que no era necesario que pusiera a JOH frente a mí; él ya había transmitido mensajes”.

Afirmó que en 13 años dedicados al narcotráfico, ganó 55 millones de dólares, pero que el gobierno le había incautado algunas de sus propiedades.

Del destino del dinero, dijo que se fue en sobornos para los expresidentes Porfirio Lobo Sosa (2010-2014) y Juan Orlando Hernández (2014-2022), también lo utilizó para la compra de coches y oro.

Según su relato, el dinero era depositado en una institución bancaria, algo que el gobierno de Estados Unidos ya tenía conocimiento.

Asimismo, confirmó que él nunca le dijo a Tony Hernández el complot que estaba planeando el clan Valle Valle para asesinar a su hermano.

Sobre la muerte del periodista Aníbal Barrow, Rivera Maradiaga confirmó que ordenaron matarlo alegando que hablaba mal de Los Cachiros.

Asimismo, se refirió al crimen de su cuñada Sonia Marlen Ramos, aseverando que ella había robado cocaína y ordenado la muerte de alguien.

Igualmente, detalló que mandó a herir a una persona llamada Santos Blandin porque era un enemigo de la organización y había asesinado a un amigo suyo en el departamento de Colón.

Rivera Maradiaga ratificó que empezó a trabajar con la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), en octubre de 2013 y colaboró a través de videos.


Generales

Hace: 1 mes, 3 semanas | Por: