Al declararse inocente, JOH quitó “el velo” que cubría los crímenes bajo su gobierno


04/03/24. El exministro de Transparencia, Edmundo Orellana, señaló que el expresidente Juan Orlando Hernández (JOH), al declararse inocente al ser acusado de narcotráfico y portación de armas, “permitió que se corriera el velo que cubría los crímenes de su gobierno y protegía la identidad de sus cómplices”.

“Los demás, (el exjefe de la Policía Nacional de Honduras, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla y el expolicía, Mauricio Hernández Pineda) declarándose culpables evitaron que se conocieran las atrocidades de sus crímenes, sus víctimas y sus cómplices”, planteó Orellana en su cuenta de X.

Este lunes continúa el juicio contra el expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y que inició el pasado 20 de febrero en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. La Fiscalía estadounidense ya presentó al menos once testigos que coinciden en que el exgobernante utilizó su poder político para conspirar con narcotraficantes para enviar droga a los Estados Unidos.

Antes, el exjefe de la Policía Nacional, Juan Carlos el “Tigre” Bonilla se declaró culpable por un cargo de conspiración para el envío de cocaína el 6 de febrero. La audiencia de sentencia se fijó para el martes 25 de junio de 2024.

Bonilla, que fue jefe de la Policía Nacional durante el mandato del expresidente, fue el último en admitir su culpabilidad por los delitos de “conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos” y la tenencia y uso de armas para facilitar el traslado de la droga.

De manera similar, el pasado 2 de febrero el expolicía y primo del exmandatario, Hernández Pineda, se declaró culpable de cargos por narcotráfico, drogas y armas. La sentencia se conocerá el próximo 2 de mayo.

En el sistema judicial estadounidense, la declaración de culpabilidad suele ir aparejada con un pacto por una reducción de penas a cambio de colaborar con la Justicia, facilitando la detención de otros implicados o desvelando la existencia de las tramas criminales.

Hernández fue capturado el 15 de febrero de 2022 en su domicilio, en Tegucigalpa, y extraditado el 21 de abril de ese mismo año a Estados Unidos, país que lo acusa de tres cargos asociados al narcotráfico y uso de armas para introducir droga al país.

El proceso debía haber comenzado el pasado 5 de febrero, pero finalmente inició el 20. Ahora con dos semanas de desarrollo del juicio, se espera que dure al menos una semana más.

Hernández fue presidente de Honduras durante dos períodos de cuatro años cada uno (2014-2022), el segundo mediante una cuestionada reelección, lo que la Constitución hondureña no permite bajo ninguna modalidad, y denuncias de fraude por parte de la oposición.

Su mandato finalizó el 27 de enero de 2022, y ya en febrero las autoridades informaron de que Washington había solicitado su extradición por narcotráfico y uso de armas.

Según la acusación estadounidense, Hernández se asoció con el exlíder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, entre otros individuos.

“Aproximadamente en 2013, mientras Hernández estaba haciendo campaña para convertirse en Presidente, aceptó aproximadamente 1 millón de dólares en ganancias del narcotráfico de Guzmán Loera”, se puede leer en un comunicado del Departamento de Justicia.


Opinión

Hace: 1 mes, 2 semanas | Por: